Nada nuevo bajo Sol

nihil novum sub sole.

Si hacemos un ‘pacto de mínimos’ sobre particularidades comunes entre todos los que están en Sol y todos los que en nuestro orbe habitan bajo el astro rey, coincidiremos en que existen 3 cosas que están en la vida de todos -ya sea uno revolucionario o no. Por raras que parezcan, a mi entender son: el dolor, los gritos y la basura. Hazme caso, seas de derechas o de izquierdas o de la extremidad por descubrir, de compartir algo, compartimos estas tres cosas.

Dolor en el inicio. Experimentado desde el mismo momento en que nacemos, siempre pensamos en cómo nuestra invirgen madre sufre, pero solemos olvidar que no hay niño alguno que en su primer momento de vida no llore, gima, sufra, se retuerza, grite. Tras mucho tiempo bajo presión se libera -y liberarse es lo más doloroso, pues uno se acomoda incluso a las peores camas, incluso a las peores mamás-estado (ambos, lugares siempre apetecibles, para dar rienda suelta a la desidia y la abulia).

Después y según la vida de cada cual, experimentaremos con el tiempo, más o menos veces: dolor. Pero siempre es el mismo dolor, ni más real ni menos: como el amor. Como la democracia.

“En el principio era el Verbo” mentía San Juan. Era el Grito, grito como sólo puede ser el grito real, inarticulado, sin palabras, sin forma; inteligible sólo respecto al dolor. El grito enmudece al que lo escucha. El grito es caótico y por desordenado es necesario que no tenga un discurso: esperar de un niño que nada más nacer dicte un plan quinquenal o se atreva a contar un chiste de Arévalo sería más irracional que el irracional grito. Así nos pasamos más de un año (más de una vida) gritando por lo que no queremos y por lo que queremos sin necesidad de explicar por qué sí o por qué no queremos lo que queremos o lo que no queremos. Si tuviéramos la explicación no la gritaríamos, la diríamos en voz alta.

La basura también está en el origen, no hay parto limpio ni niño limpio. La elegancia de la infancia reside en tirar la comida del plato. No obstante, y a diferencia del dolor y de los gritos, la basura, con los años, no la dominamos ni la reducimos: la basura siempre crece.

Con el tiempo nos duelen distintas chicas y, según quiénes seamos, gritamos distintas proclamas (sin sentido) a distintos vientos; no ocurre lo mismo con la basura y sus vertederos pues son igual de míseros aquí, en NYC, Fukushima o Guinea Conakry. La basura es la prueba de la corrupción diaria, de la que con los años, unos pocos sacarán petróleo, y otros, los más, infecciones. La mierda nunca huele bien.

De entre la ruina, Sol ha dado a luz, y lo ha hecho con dolor y por dolor. Una generación entera no quiere ser abortada, y ante la falta de espacio, de ocupación, sale a la calle, a territorio inhóspito, poco seguro y nada cálido: imposible acomodarse al lecho de asfalto. Sol grita, y grita porque le duele, no porque tenga soluciones. No las tiene que tener. Sol se queda sin palabras pero hace mucho ruido, le faltan propuestas porque lo que tiene es un desgarro. Sol no es doctor ni debe serlo: es paciente con urgencias, pero muy paciente. Sol grita porque sabe lo que no quiere y sabe que lo que quiere está a la mano. Sol sabe lo que le duele y lo grita.

Sin embargo, parece que Sol se ciega a sí misma de tanto mirarse y olvida que el ombligo del mundo, cordón umbilical de la realidad, también se llena de basura. Nacida fruto del amor al cambio y como afirmación positiva de la negación de la clase política patria (esos corruptos zurdos, diestros y ambidiestros, que se distinguen en género pero no en clase), crece rápido y se corrompe como todo producto perecedero, y por eso morirá sin ahogarse en un grito. Los interesados (especuladores de las ideas, creadores de burbujas de plomo) piden que el recién nacido no balbucee sino que hable y ante las acuciantes prisas por sofocar el grito y su limpísimo y bellísimo ruido, unos pocos se erigen en representantes de la transversalidad y la pluralidad, el mismo error con distintos padres. Paradojas del sistema: los anticapitalistas capitalizan tu presencia, los capitalistas decapitan su sistema, los antirepresentantes representan. Progresismo noche tras noche. Feministas y cansados.

Sol no debe automedicarse pues llenará sus pensamientos de basura, se intoxicará con palabras menos serias que los gritos, y por supuesto más mentirosas, instrumentalizadas, sucias y corruptas. Para no repetir los errores de los otros (Copérnico también era heliocentrista, revolucionó con acierto equívoco), para no ensuciar la memoria del recién nacido, no pensemos que tenemos tanto en común los que nos hemos reunido bajo las noches de Sol, eso será un punto limpio.  Busquemos 3 factores que aglutinan y que hemos tenido en común desde la salida de Sol: luchemos contra la basura (fin de la corrupción), pongamos una palabra al grito: indignación; y ahorrémonos el dolor de que mi voto valga más que el tuyo. Seremos más iguales, para poder ser más diferentes, pues no salimos de una masa para meternos en otra, mister camarada. Eso sería lo de siempre, otro brindis al sol, otro día igual, el mismo amanecer de una absurda, inmensa y necia nada.

Alberto Cruz, a 22 de mayo de 2011 (publicado originalmente, como firma invitada, en el blog Siervo de la vida http://www.siervodelavida.blogspot.com)

Acerca de 360fotogramas

360fotogramas es la vuelta y la revuelta de Oceánica Visual. Es el lugar donde habita todo lo que hacemos que no hacemos con Oceánica. El lugar al que enviamos nuestro tiempo esclavo, aquel atado a las pasiones, aquel que no se cobra (¡sólo el tiempo libre se cobra!). Os regalaremos poemas, artículos, fotografías, ideas y alcoholes de 360º. Esperamos que os guste.

Publicado el mayo 24, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s