filosofía

Raymond Carver se parecía Chéjov. No sólo se parecía si no que descarada (intencionalmente) lo copiaba. Acusado de plagio, de traición, él respondía copiando otra respuesta de un copiador, Tchaicovsky, al que cuando le preguntaban por qué copiaba melodías de Beethoven, acertaba a decir: “no las copio, las amo. Son mías porque las amo.”

Quizás el lector no encontrará filosofía original, pero encontrará filosofía propia, filosofía amada.

ÁNIMOS KANTIANOS

Siguiendo la línea de esta parte de 360fotogramas (y en general de todo 360fotogramas): esta aportación filosófica no es propia, es de otro -sea quién sea, un genio. La idea de hacer este fotomontaje llevaba tiempo rondándome la cabeza pero al chequear si  a alguien ya se le había ocurrido antes, topé con la alegre realidad: YES, WE KANT está vivo desde siempre.

No obstante, hoy más que nunca (y mucho más que Obama) es necesario entonar, un YES, WE KANT! o pasajes como éste (un clásico, pero un must)

“Dos cosas colman el ánimo con una admiración y una veneración siempre renovadas y crecientes, cuanto más frecuente y continuadamente reflexionamos sobre ellas: el cielo estrellado sobre mí y la ley moral dentro de mí. Ambas cosas no debo buscarlas ni limitarme a conjeturarlas, como si estuvieran ocultas entre tinieblas o tan en lontananza que se hallaran fuera de mi horizonte; yo las veo ante mí y las relaciono inmediatamente con la consciencia de mi existir.”

Immanuel Kant, Crítica de la Razón Práctica, 1788

y consultable aquí: http://es.scribd.com/doc/2619401/Immanuel-Kant-Critica-de-la-razon-practica-espanol

REALIDAD ILUSORIA

“Durante el rodaje en las afueras de Madrid de la película de David Lean ‘Doctor Zhivago’, una multitud de figurantes españoles tuvo que cantar la “Internacional” en una escena en que aparecía una manifestación masiva. El equipo de rodaje quedó asombrado al descubrir que todos conocían la canción y que la cantaban con tanto entusiasmo que dio lugar a la intervención de la policía franquista, que pensaba encontrarse frente a una manifestación política real. Y, lo que es más, cuando ya había anochecido (la escena tenía que desarrollarse en la oscuridad), la gente que vivía en las casas de los alrededores oyó los ecos de la canción, empezó a abrir botellas y a bailar en la calle, suponiendo equivocadamente que Franco había muerto y que los socialistas habían tomado el poder.

Este libro está dedicado a esos momentos mágicos de libertad ilusoria (que, de alguna forma, no eran sólo ilusorios) y a las esperanzas frustradas por el retorno a la realidad “normal”.”

               Slavoj Zizek, Órganos sin Cuerpo (sobre Deleuze y consecuencias), p.16; Editado en PRE-TEXTOS y consultable aquí: http://es.scribd.com/doc/56023975/Zizek-Slavoj-Organos-Sin-Cuerpo-Sobre-Deleuze-y-Consecuencias

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s